Accede a nuestras Descargas Privadas

Los tests de inteligencia – DEUSTO

Medición, aplicaciones, significado y ejemplos

Cuando un concepto se menciona muy rara vez en las obras filosóficas y literarias de los últimos tres milenios, lo más probable es que se deba a una de estas dos paradójicas razones. En primer lugar, puede que el concepto resulte tan familiar y trivial que ningún autor lo considere digno de estudio. Y en segundo lugar, puede que su carácter abstracto y esquivo impida expresarlo fácilmente en palabras. Al parecer, es esta segunda la causa que explica por qué el concepto de inteligencia es una de las especulaciones humanas a la que se ha dedicado menos páginas a lo largo de la historia, ya que hemos tenido que esperar hasta este siglo para llegar a una clara comprensión de la naturaleza de la inteligencia, y para poder aislarla de capacidades humanas afines y otros conceptos similares.

Los filósofos griegos y los científicos de la antigüedad dan pruebas de una sorprendente clarividencia en la mayoría de sus escritos, sobre todo en los que se refieren a la naturaleza del mundo físico, un mundo susceptible de ser observado y sometido a diferentes pruebas. No obstante, sus opiniones respecto a la metafísica y la psicología se ven distorsionadas porque no quisieron reconocer la influencia crucial del lenguaje sobre el pensamiento.

Al especular sobre la capacidad intelectual del ser humano, los griegos recurrían a la palabra nous, un término que cumplía la función de cajón de sastre y abarcaba los conceptos de alma, mente, espíritu y pensamiento, además del de capacidad intelectual. La brillantez de Platón y de Aristóteles se confirma irrefutablemente por ha-ber sido capaces de desentrañar esta maraña de ideas, aunque nada tiene de sorprendente que sus intentos fuesen imperfectos.

Platón fue el primero que inició el análisis de la inteligencia con su división tripartita del nous. Afirmaba que las personas tienen un aspecto instintivo, una faceta de su naturaleza dominada por los impulsos. Junto a este aspecto, interviene el elemento del pensamiento o de la razón. Entre uno y otro, se intercala un tercer elemento, que recibe órdenes del lado racional y modera los excesos de la faceta impulsiva. En La república, uno de los primeros intentos de construir una utopía a partir de una visión errónea de la naturaleza humana, esta división tripartita de la naturaleza del hombre se refleja en una división similar de las clases sociales en el estado ideal de Platón.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  8.8 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario