Accede a nuestras Descargas Privadas

La voluntad encarcelada – José Luis Rénique

Las luminosas trincheras de combate de sendero luminoso del Perú

Dos de marzo de 1982. Caía la noche en Huamanga cuando los pelotones guerrilleros comenzaron el ataque. No les tomó mucho tiempo controlar la ciudad. La cárcel departamental era su objetivo. Al final de la jornada 78, «camaradas» habían sido liberados y 168 presos comunes habían aprovechado la oportunidad para huir. No muy lejos de ahí en el cuartel Los Cabitos, las fuerzas del Ejército se limitaban a reforzar la vigilancia. esperando que, en Lima, el alto mando decidiera si debían o no intervenir.

Desdeñada por un presidente de la República de talante aristocrático. Enigmática o indefinible para sus primos hermanos izquierdistas, la insurgencia había avanzado con insospechada fuerza a largo de las serranías ayacuchanas. Se había iniciado el 18 de mayo de 1980 -con la ya célebre quema de ánforas electorales en el pueblo de Chuschi- el día en que se celebraban comicios presidenciales luego de 17 años de gobierno militar. El asalto a la cárcel de Ayacucho la presentaba como una amenaza extra regional y acaso nacional por primera vez. El hecho evidenciaba, para comenzar, la derrota de la policía, cuyos efectivos, frente al avance de los subversivos, habían ido confinándose a sus cuarteles urbanos. Los acontecimientos del 2 de marzo de 1982 demostraban cuán vulnerable era la fuerza policial ante un grupo de atacantes decididos y protegidos por la penumbra nocturna. Comprensiblemente, el reelegido Fernando Belaúnde Terry se resistía a enviar al Ejército -quien lo derrocó en 1968- a la -zona roja» ayacuchana. En 1965, durante su primer gobierno, le había encargado combatir las guerrillas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Luego de barrerlas, el Ejército hizo lo mismo con él. Así, la democracia renacía cediendo el campo a quienes se habían preparado para dirigir una guerra campesina, con el trasfondo de una reforma agraria que había dejado múltiples bombas de tiempo que los insurgentes estaban dispuestos a detonar.

Temiendo incursiones similares en otros puntos de la República, el gobierno tomó la decisión de concentrar a los insurgentes capturados en el antiguo penal de El Frontón. Ubicado en un islote frente al puerto del Callao, por décadas había servido para poner fuera de acción tanto a los delincuentes como a los opositores políticos. El propio Belaúnde Terry había pasado ahí una breve temporada. Considerado obsoleto, fue cerrado en los años setenta. Con el senderismo en alza, su condición de isla pareció ofrecer garantías. En los meses subsiguientes, decenas de «delincuentes subversivos» serían trasladados al apresuradamente rehabilitado penal. Imposible sospechar entonces que ése sería el origen de algunos de los más dramáticos episodios de la «guerra popular» senderista, fundamentalmente porque en ágil adaptación a las nuevas circunstancias, el liderazgo senderista determinaría que la conquista desde dentro de las prisiones, más que el asalto desde fuera, era el camino a seguir. No importaba cuán exitosa hubiese sido la toma del penal ayacuchano. Una guerra prolongada y no golpes propagandísticos era lo que el partido buscaba. Y en esa lógica, la dinámica misma de la confrontación le entregaba un inesperado presente: un espacio de acción tras las líneas enemigas.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  0.91 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario