Accede a nuestras Descargas Privadas

La décima en el Perú – Nicomedes Santa Cruz

Instituto de estudios peruanos

La décima, esta versátil y sabrosa fórmula poética, tiene entre nosotros —como simple estrofa en su forma de glosa— históricos antecedentes americanos y vigencia.

Los actuales investigadores del mal llamado “folklore negroide” caen en el error de creer que la décima en el Perú fue un pasatiempo exclusivo del pueblo negro. Esta consideración parte de datos aislados, tales como encontrar un octogenario decimista negro en algún remanente de población negra de Morropón, Zaña, Chancay, Cañete, Chincha o Pisco. Por su parte, los investigadores indigenistas andinos, que no han tenido noticia de que en los últimos cien años se haya dado un decimista en ciudades como Huánuco, Huamanga, Cusco o Puno, ponen en duda que ello haya ocurrido en siglos anteriores. Sin embargo, en décimas se cantó la conquista del Tawantinsuyu; en décimas se llevó más de una crónica rimada de las guerras civiles entre los conquistadores; en décimas se atacó a los virreyes y en décimas se les aduló. Recogiendo tan prolongada tradición surgieron decimistas mestizos, habiendo existido una producción pro y anticolonialista que llegó a un épico enfrentamiento durante el ciclo de Túpac Amaru.

La décima, que desde el siglo XXVI se dio en las más importantes ciudades andinas del extenso Virreinato del Perú (Quito, Cajamarca, Huánuco, Cusco, La Paz, Oruro, Potosí) fue quedando relegada a la costa mestiza (Trujillo, Lima, Arequipa, Tarapacá) en los albores del siglo XIX. Desde la segunda mitad del siglo pasado hasta las primeras décadas del presente, fueron los núcleos de población negra los que mantuvieron viva esta añeja tradición, la misma que llegó a su casi total extinción en la década de 1940, cuando desde Lima se glosó en décimas las primeras incidencias de la Segunda Guerra Mundial.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  1.11 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario