Accede a nuestras Descargas Privadas

Formación de las haciendas azucareras y orígenes del APRA – Peter F. Klarén

Perú problema 5

En el corazón de la vieja Lima y a orillas del Rímac se destaca el coso rosado de la Plaza de Acho, escenario colosal de pompa y dramatismo. A ella solía acudir, en tiempos coloniales, junto con todo Lima, el virrey y su, corte, con deslumbrante atavío, a espectar las faenas de los mejores diestros de entonces. Sin embargo, una gris y nublada tarde de domingo del invierno de 19311, Acho fue testigo de un espectáculo único y totalmente diferente. Ese día, ante una inmensa multitud de trabajadores y limeños de la clase media, no era un torero el que recibía la aclamación del gentío, sino un gallardo y joven político provinciano, de apenas 36 años, aspirante a la presidencia de la República. Su voz, ocasionalmente quebrada por la emoción, rasgaba la pesada garúa limeña con punzantes ataques al viejo orden y exhortaciones a que la muchedumbre se le uniera para forjar una nueva y revolucionaria sociedad peruana. Antes de concluir su discurso, hizo una breve pausa y entonces, para júbilo de la masa, exclamó “sólo el aprismo _podrá salvamos”.

En 1931, para miles de peruanos, esa frase, llena de emoción, tocó una cuerda vital. Desde entonces, gente de diversa condición, trastornada por el impacto de la depresión y conmovida por la retórica revolucionaria de Víctor Raúl Haya de la Torre, el carismático orador de esa tarde de Acho, se agrupó en guarismos cada vez mayor alrededor de las banderas del naciente Partido Aprista Peruano (PAP). Meses después, el nuevo movimiento político, en encarnizada campaña electoral casi logró éxito en las elecciones presidenciales. A partir de entonces, el APRA 2 y Haya de la Torre iniciaron una tempestuosa carrera que, a lo largo de 45 años, alcanzaría importante gravitación en el panorama político peruano.

En el transcurso de los años los comentaristas políticos y estudiosos, han lidiado con el intrincado problema de explicar en la política peruana el súbito surgimiento y perdurable poder del movimiento aprista. Muchos, quizás en la interpretación más comúnmente aceptada del APRA, están de acuerdo al afirmar que el partido constituyó simplemente una manifestación de la depresión mundial que impunemente derrocó a los gobiernos latinoamericanos y que desencadenó un periodo de trastornos sociales, tal vez no igualado en la historia moderna de América Latina, salvo el caso de la Revolución Mexicana. Aunque es indudable que, a comienzos de la década del 30, este factor favoreció considerablemente el reclutamiento partidario, no explica adecuadamente la longevidad de un partido en una nación, donde, con monótona frecuencia, las agrupaciones partidarias han aparecido súbitamente para luego desvanecerse con la misma rapidez.

La verdad del asunto es que, en 1929, las cenizas de la débacle de Wall Street no fueron condición suficiente para el surgimiento de un partido político en ningún país de América Latina y el Perú no fue una excepción. En el ambiente socio político peruano las raíces del movimiento aprista son mucho más profundas, y están íntimamente relacionadas con el carácter decididamente regional que, desde 1931, ha sido el sello del partido.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  1.08 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario